Hábitat del Jaguar en la Selva Maya

Dalia Amor Conde

Comprendemos mejor los requerimientos espaciales del jaguar gracias a nuestros estudios previos, donde se han identificado las áreas prioritarias para la conservación en la región. Se han capturado y colocado collares de telemetría en jaguares y pumas para obtener información sobre sus movimientos anuales y el uso que hacen de su área de actividad. Realizamos también una clasificación supervisada de vegetación y uso de suelo de imágenes satelitales Landsat en gran parte de la Selva Maya –México, Guatemala y Belice. Se generó un modelo y mapas de hábitat del jaguar usando la clasificación supervisada y los datos del estudio de telemetría de jaguares. De manera paralela realizamos un análisis de los principales promotores de la deforestación (Análisis de detección de cambios) utilizando imágenes satelitales de 1978, 1990 y 2000. Ahora tenemos una “visión” del jaguar –la selva según el jaguar– sobre las áreas que son de mayor importancia para la conservación y en base a esta información se han definido dos corredores biológicos que maximizan la conectividad entre las reservas de Sian Ka’an y Calakmul Tenemos una mayor comprensión de las dinámicas de la deforestación en las décadas previas y su relación con las carreteras, lo que nos permite desarrollar un modelo predictivo de la deforestación ocasionada por nuevos proyectos carreteros en distintos escenarios y su impacto en el hábitat del jaguar. Todo lo anterior, nos brinda fuertes argumentos para defender, redefinir e, incluso, promover la cancelación de algunos planes de infraestructura en el área.